miércoles, 30 de octubre de 2013

USO DE RECURSOS DE AULA

Normalmente, cuando hacemos una exposición ante nuestros alumnos, todos los profesores hacemos uso de algún recurso para comunicar más y mejor los contenidos que tenemos previstos (pizarra, papelógrafo, fotografía, diapositivas, retroproyectores, vídeos, ordenadores, etc.). Muchos de esos recursos han quedado ya en desuso, por lo que me centraré exclusivamente en algunos recursos educativos digitales.
 
Está claro que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han supuesto un gran avance en las posibilidades de diferentes actividades que podemos llevar a cabo en el aula. Hoy en día existen gran cantidad de recursos digitales, tanto elaborados por empresas comerciales, como por los propios profesores (procesadores de texto, presentaciones, hojas de cálculo, programas de edición de vídeo, weblogs, etc). Por otra parte, hoy en día las TIC nos permiten colaborar con otros colegas en un mismo proyecto a kilómetros de distancia, contactar con alumnos en horarios fuera de clase, mantener videoconferencias con ellos y un largo etcétera.
 
Sabemos que los ordenadores son instrumentos que se pueden emplear con objetivos didácticos muy diferentes y que, probablemente, el uso más extendido hoy en día es el que hacemos en el aula a base de presentaciones en power point.

 
Power point es una magnífica herramienta para crear presentaciones por su flexibilidad y fácil manejo. Pero existen otras alternativas ofimáticas disponibles en MS Office, como los gestores de presentaciones de OpenOffice y de Lotus Symphony. Estas dos herramientas siguen la línea de power point y son bastantes similares a ella. Yo reconozco que siempre he sido de los típicos "profes" del power point pero un día descubrí a los profesores Roberto Nuñez y Nicolás Marchal hablarndo sobre "prezi" y ello me dio pié a que intentara "ampliar" mi horizonte sobre el mundo de las presentaciones. Gracias compañeros por aquella conversación.
 

Sin embargo Prezi es diferente, ya que es una alternativa online y colaborativa. Es como un gran lienzo donde vamos añadiendo imágenes y configurando nuestra presentación en 3D. Los lienzos con zoom de prezi abren el aula al aprendizaje interactivo pudiendo hacer de las clases una experiencia comprensible y amena. Cuando queremos mostrar una idea, la imagen que hemos configurado se mostrará como si una cámara estuviera enfocando a ese cuadro, pudiendo pasar con un zoom de un detalle a otro, haciendo giros de cámara, etc.

Una gran diferencia de Prezi respecto a Power point es que la presentación la puedo hacer de forma colaborativa, esto es entre varios componentes o entre varios equipos de trabajo (ejemplo un equipo podría encargarse de la parte más técnica a base de gráficos, otro de las imágenes, etc.). Existe una versión gratuita de Prezi que nos da un espacio de almacenamiento de 100 MB al año, pero tiene el inconveniente de que esas presentaciones son públicas. También existe licencias educativas para profesores y alumnos gratuitas y de pago que ofrecen la posibilidad de privacidad y mayores almacenamientos. En otras versiones de pago las presentaciones son privadas e incluso sin conexión, además de ofrecer un almacenamiento (500 MB o 2 GB) y posibilidades mucho mayores.
Otro tipo de herramienta es la SlideRocket, muy útil para aquellas organizaciones que necesitan hacer un uso intensivo de presentaciones con múltiples funcionalidades para el equipo de marketing y la posibilidad de crearla de forma colaborativa. Así esta herramienta permite saber cuántas personas han visto una presentación y el impacto que ha tenido (cuánto tiempo han estado con ella). Además  permite importar presentaciones creadas con otros programas, o traerlas desde Google docs y transformarlas luego a PDF, insertarlas en web, etc.

Por último la herramienta Impressive (basada en tecnología Pyme) nos permite realizar presentaciones con documentos PDF, o archivos de imágenes, de forma sencilla y eficaz. Se trata de un software libre multiplataforma que permite centrar la atención del auditorio en los aspectos de la diapositiva que nos interesa, gracias a sus cajas de luz (la zona que nos interesa resaltar es iluminada con una especie de foco de luz circular o rectangular). También tiene un montón de posibilidades en cuanto a la transición de diapositivas.

Empleemos la herramienta que empleemos, lo que sí es importante es que tengamos en cuenta que su utilización debe ser sencilla; en el sentido de que no se debe tratar de impresionar al auditorio con bonitos “espectáculos”, “malabares” o “karaokes”. Simplemente debemos tratar de enriquecer el mensaje verbal para facilitar la compresión del alumno de lo que estamos exponiendo.
Así a la hora de diseñar las diapositivas debemos tener en cuenta el color del fondo elegido y que exista el mayor contraste posible con el color de la letra (un fondo claro exige un texto oscuro y viceversa). También es aconsejable no emplear combinaciones de colores fuertes próximos en la paleta de colores (rojos con azules, azules con verdes…).


También debemos tener en cuenta que aunque el contraste y luminosidad que aparezcan en el monitor de nuestro ordenador sea adecuado, la proyección a través del proyector del aula nos puede jugar una mala pasada. A todos nos ha ocurrido alguna vez que hemos tenido que impartir una sesión en un aula de un centro distinto al nuestro y, ya sea por el desgaste de la lámpara correspondiente, por la distancia del proyector a la pantalla, o por la configuración del proyector, nuestra presentación ha perdido muchísima calidad y visibilidad.
Otro elemento a tener en cuenta es el tamaño de letra a emplear en esas diapositivas. Siempre deberíamos pensar en el límite del tamaño de letra que es visible desde la última fila del aula. En este sentido, nunca deberíamos emplear un tamaño inferior a un Arial 12 y, siempre que fuera posible, deberíamos tender a tamaños mayores (18, 20, 24 y hasta 28).
Respecto al tipo de letra, lo importante es que sea reconocible y se facilite la lectura del texto (a ello puede contribuir el uso de la negrita).
Por último, y retomando la idea de sencillez, a la hora de elaborar las distintas diapositivas debemos tender a que todo lo que allí aparezca sea captado por el alumno en pocos segundos. Con ello me refiero a que hay que evitar que la trasparencia se convierta en una "chuleta" para el profesor, o en un libro para el alumno (he tenido que soportar muchas sesiones de aula como alumno de diversos cursos y créanme que esas diapositivas con textos como ”páginas de Biblia” echan para atrás y aburren a cualquiera). Las diapositivas con excesiva información provocan el rechazo del alumno y desvían su atención a la lectura y compresión de la misma, y no a lo que está transmitiendo el profesor. En este sentido quizás resulte excesiva la regla del 6 x 6 (“6 líneas por transparencia y 6 palabras por línea”), pero debe ser una regla de oro el que tengamos en cuenta que el exceso de información distraerá al alumno y que lo que aparezca en dicha diapositiva debe ser procesado por el alumno de un solo golpe de vista.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario